Blogueando la Vida Startup

Mi Primer día en un Startup

Una mañana de Marzo de 2011 me encaminé hacia mi nuevo trabajo en un startup de pagos en línea basada en Amsterdam, Holanda. A mis 30 años este era mi segundo trabajo “real”. Antes había trabajado como instructor de buceo en Honduras y Tailandia. Acababa de terminar una maestría y tenía todas los ánimos de demostrar “lo mucho que había aprendido”.

Mientras iba en camino, recordaba el primer día en mi primer trabajo. Era en una compañía de la lista Fortune 500. Ese primer día tuve una inducción en la que me presentaron con los compañeros, me dieron literatura para aprender sobre la compañía y los pasos a seguir quedaron claros. Todo bajo control.

Varios años más tarde, llegué a las oficinas de mi nuevo trabajo listo para conocer al equipo y recibir alguna inducción.

Subí al cuarto piso de un edificio a la par de la estación central de trenes de la ciudad y llamé a la puerta. La persona que me recibió me preguntó, “¿sí, cómo te puedo ayudar?” Yo le contesté “hoy es mi primer día de trabajo aquí”. Le dije que trabajaría en el departamento comercial de la compañía y que me reportaría con el director comercial. El tipo soltó una pequeña carcajada con un tono de empatía. Otro par que estaba cerca se sonrió y comentaron algo en Holandés. De inmediato pensé que era una broma para la cámara escondida o algo por el estilo.

El tipo me dijo: “Escoge cualquier mesa, alguien te va a ayudar cuando tenga tiempo. La persona que te contrató está de vacaciones y no nos dijo que alguien nuevo empezaría a trabajar hoy”.

Ok. No fue exactamente lo que esperaba. Pero debí entender que la compañía a la que me unía era un “Startup” tecnológico y no todo siempre se planeaba al detalle. Durante mi tiempo con este startup, situaciones como las de mi primer día (en las que la gente no sabía exactamente lo que pasaba) se repitieron muchas veces y a diferentes niveles. Entonces comprendí las risas de mis compañeros el primer día.

Desde un punto de vista tradicional se podría pensar que una empresa así nunca llegará muy lejos. Excepto que en el 2014, esta compañía logró una nueva ronda de financiamiento de USD 250 millones que los llevo a una valuación total de 1,250 millones de USD (http://fortune.com/2014/12/16/payment-unicorn-adyen-raises-250-million-at-huge-valuation/)…

Mi estadía con esta empresa fue vibrante y cada experiencia de alto voltaje.  De experiencias como esta aprendí que no vale mucho intentar que todo salga a la perfección. Solo es importante hacer con maestría lo que se dice que hace con maestría. Todo lo demás es negociable.

LaVidaStartup.co

Hoy comienzo con este blog porque 4 años después de esta experiencia sigo en el mundo Startup. Esta vez en Honduras, como precursor de la idea y con circunstancias muy diferentes.

Pienso que será divertido, potencialmente terapéutico y tal vez hasta útil para otras personas, compartir y dar espacio para que otros compartan sus experiencias, ideas y opiniones de lo que sucede en el día a día de los startups.

Bienvenidas las personas de habla hispana que quieran postear en el blog y generar links a sus startups, blogs u otro proyecto que tengan entre manos. Me pueden escribir a ricardo@lavidastartup.co para los detalles.

¡Hasta la próxima!

Recibe más información como esta
primero

Enterate de nuevas herramientas y recursos antes que los demás. Suscríbete gratis a La Vida Startup